Inicio Psicología Abuso sexual infantil: Del secreto a la sanación

Abuso sexual infantil: Del secreto a la sanación

Compartir

El abuso sexual infantil, dentro del núcleo de la familia, es una realidad que es difícil de comprender porque la familia es llamada a proteger y cuidar de los niños.

La vergüenza y el estigma muchas veces promueve el silencio, dejando a la víctima en una agonía prolongada y que a veces, se va arrastrando por generaciones.

¿Qué hacer para romper el ciclo del abuso?

Es importante reconocer que, el abuso sexual infantil se puede dar en cualquier familia, no importando condición social, económica ni practicas religiosas. Con este pensamiento en mente, es esencial educar a los niños desde pequeños hacia el respeto de su privacidad, especialmente hacia su cuerpo.

Si usted como adulto, sufrió de abuso sexual con algún miembro de su familia, no permita que ese familiar tenga tiempos a solas con su hijo/a. Un abusador sexual no se transforma, a menos que no haga un proceso de terapia intenso que este dirigido a corregir su patología.

Educar desde temprana edad

Otro elemento importante es saber, que el abuso infantil se puede dar, igualmente en niños que, en niñas, por lo que, los pasos de prevención y educación que tengamos con nuestros hijos/as debe ser igual, independientemente de su sexo.

Si no sabe cómo hablarles o educarlos, buscar un libro sobre el tema, puede ser una guía inicial. Es importante buscar libros que sean adecuados para la edad de sus hijos.

¿Cómo trazar el camino hacia la sanidad?

Una vez se rompe con el silencio, hay que dar paso hacia el proceso de la sanación. Cada proceso es muy individual, por lo que la experiencia de una persona, no necesariamente tiene que ser tu experiencia.

Buscar ayuda profesional

La ayuda profesional es clave para comenzar el proceso de sanación. Buscar a un profesional que tenga experiencia trabajando con traumas puede facilitar el proceso.

Apoyar a la víctima

Ofrecer validación de la experiencia puede hacer una diferencia en cómo el niño/a viva el trauma. Cuestionar al menor o dudar de lo que está diciendo puede reforzar algunos de los discursos usados por el abusador para hacer sentir culpable al menor o para intimidarlo al decirle que nadie va a creerle.

Evitar confrontaciones

Promover conflictos en la familia puede ser de mucha angustia para la víctima. Es sabio dejar que las autoridades legales asuman su responsabilidad. También, es importante proteger al niño/a de cualquier familiar que no sea de apoyo o que pretenda que el abuso de mantenga en secreto.

Aunque la experiencia de abuso puede dejar heridas profundas en la victima y en la familia, buscar ayuda profesional y rodearse de personas que sean de apoyo puede facilitar el proceso de sanación. Recuerden que esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud emocional. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here