Inicio CJC “El status quo no está funcionando”. ¿Puede Charlotte encontrar soluciones para una...

“El status quo no está funcionando”. ¿Puede Charlotte encontrar soluciones para una crisis de vivienda asequible?

Compartir
“El status quo no está funcionando”. ¿Puede Charlotte encontrar soluciones para una crisis de vivienda asequible?
Este es un ejemplo de cómo preocupa a la comunidad el tema de la vivienda asequible. Un residente exhibe un cartel diciendo: "No puedo costear vivir aquí” en la reunión del Concejo de la Ciudad de Charlotte el 9 de abril del 2018. Crédito: Jeff Siner/Foto del Observer

En Baltimore, las familias que viven en vecindarios de bajos ingresos y llenos de crimen obtuvieron dinero extra para mudarse a los suburbios.

En la Ciudad de Nueva York, los inquilinos amenazados con ser desalojados recibieron ayuda gratuita de abogados.
CJC Project Logo
Y en el condado de Chatham, inmigrantes hispanohablantes que fueron expulsados de un parque de casas móviles recibieron ayuda de una organización sin fines de lucro.

Al igual que la mayoría de las principales ciudades de Estados Unidos,
Charlotte sufre de una grave escasez de viviendas asequibles.
Según un informe de la Ciudad, más de un tercio de los hogares en Charlotte tienen costos que constituyen una pesada carga, lo que significa que gastan más del 30 de sus ingresos en el pago de la vivienda. Según estimados del gobierno federal, eso deja a estas familias con muy poco dinero para alimentos, ropa, medicamentos y otras necesidades básicas.

Según el informe, Charlotte necesitaría aproximadamente 34,000 unidades más de vivienda asequible para satisfacer su necesidad, principalmente para las familias y otras personas que ganan menos de 25,000 al año.

Pero Charlotte, la ciudad más grande de Carolina del Norte, no ha tomado pasos significativos que ya han ayudado a otras ciudades y condados a abordar el problema y reducir el desplazamiento, la falta de vivienda y la desigualdad económica, según activistas de la vivienda.

Los alquileres y los precios de las viviendas en rápido aumento, el crecimiento de la población y el estancamiento de los salarios han sido factores importantes en Charlotte, pero ciertas decisiones específicas de compañías constructoras y líderes de la Ciudad han tenido consecuencias negativas que repercuten hasta hoy. Algunas son tan antiguas como la comunidad de Brooklyn, el vecindario afroamericano demolido bajo la bandera de la renovación urbana. Otros son tan modernos como la creación de la línea del tren ligero de Ballantyne y Charlotte.

Durante los próximos meses y posiblemente más allá, el Periodismo Colaborativo de Charlotte explorará la crisis de la vivienda asequible de la ciudad a través de un enfoque de periodismo centrado en soluciones. Los reporteros buscarán respuestas a los problemas mirando a otras áreas del país.

Esta colaboración fue convocada por Solutions Journalism Network, una organización sin fines de lucro con cinco años de existencia cuya misión es llevar las prácticas del periodismo centrado en soluciones a las salas de redacción de todo el país y más allá. Charlotte Journalism Collaborative está financiada por la Fundación Knight. Sus miembros incluyen a: The Charlotte Observer, Charlotte Mecklenburg Library, La Noticia, Qcitymetro, QNotes, Queens University of Charlotte, WCNC, Free Press y WFAE.
Como parte de un esfuerzo conjunto, la ex-reportera del Observer, Pam Kelley, y otros reporteros examinarán algunos de los momentos clave que establecieron el patrón para el entorno actual de la vivienda de Charlotte.

El status quo no está funcionando, dijo Fulton Meachem, director ejecutivo de la Autoridad de la Vivienda de Charlotte, sobre la capacidad de los clientes de su agencia para encontrar viviendas a bajo costo en vecindarios con escuelas sólidas, buenos trabajos y transporte. Estamos en el puesto 50 de las 50 (ciudades más grandes en cuanto a movilidad económica) por una razón.

En respuesta a la falta de viviendas asequibles, los líderes de Charlotte y del condado de Mecklenburg y grandes empresas se han comprometido a gastar decenas de millones de dólares para construir nuevas viviendas asequibles, renovar viviendas existentes y proporcionar subsidios para el pago de los alquileres. Gran parte del dinero provendrá de 50 millones en bonos aprobados por los votantes .

Activistas de la vivienda y grupos de justicia social dijeron que Charlotte debería emular programas que han funcionado en otros lugares.

A continuación veremos cómo otras ciudades y organizaciones han tratado de abordar la escasez de viviendas asequibles:

¿Mudarse a un mejor lugar?

Baltimore es una de las ciudades grandes más problemáticas del país.
Tiene una de las tasas de homicidios más altas del país. Más de uno de cada cinco residentes vive en la pobreza.

En , un juez federal dictaminó que el gobierno era responsable de segregar viviendas públicas en Baltimore, una violación a la ley federal de derechos civiles.

Así es como creció el Programa de Movilidad de Viviendas de Baltimore. El programa toma a residentes de viviendas públicas, típicamente mujeres afroamericanas y sus hijos que viven en vecindario pobres, y les ofrece un subsidio de vivienda más alto que el que normalmente proporciona el gobierno federal, si están dispuestos a tomar clases y mudarse a nuevos vecindarios. Según un informe del sitio web de noticiasVox, los nuevos vecindarios, llamados zonas de oportunidad, tienen escuelas más sólidas, más oportunidades de empleo y transporte público.

Desde , más de 4,000 familias han participado en este programa.
El éxito de Baltimore y de otras ciudades como Chicago y Dallas impulsaron a los legisladores federales el año pasado a reservar 28 millones para un programa de demostración de una idea que comenzó en la década de 1970.

La Autoridad de la Vivienda de Charlotte comenzó su programa hace aproximadamente un año y estudió el modelo practicado en Baltimore, pero solo siete familias han participado hasta ahora.

El problema es significativo porque la investigación sugiere que el hecho de dónde los niños son criados afecta significativamente su capacidad para salir de la pobreza. Un importante estudio nacional descubrió que Charlotte se ubicó en el lugar número 50, la última, entre las ciudades más grandes del país en cuanto a movilidad económica.

Más de 4,000 familias en Charlotte dependen de los subsidios del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos para ayudarles a pagar el alquiler. Bajo el programa, las familias y otras personas con bajos ingresos pagan el 30 de sus ingresos para el alquiler y el gobierno federal cubre el resto.

Sin embargo, la negativa de los propietarios a aceptar inquilinos que usan vouchers de la llamada Sección 8 socavan el objetivo del gobierno de ayudar a las familias a escapar de la pobreza y mudarse a vecindarios con buenas escuelas, empleos y transporte, dijo Meachem, líder de la Autoridad de la Vivienda de Charlotte.

La agencia planea ayudar a que hasta 100 familias se muden a vecindarios con mejores oportunidades al proporcionarles mayores subsidios de vivienda, lo que les daría la posibilidad de pagar por su vivienda en áreas donde las rentas son más altas.

No es realmente una opción si solo puede elegir una vivienda entre un vecindario pobre u otro, dijo Barbara Samuels, abogada administradora del Proyecto de Vivienda Justa de ACLU en Maryland, quien fue parte de la demanda que provocó el programa de Baltimore. Vivir en un vecindario en dificultades no es bueno para los niños. Tenemos mucha evidencia de que los niños están siendo perjudicados.

Forzados a salir

De acuerdo con un informe de abril de National Public Radio, la Ciudad de Nueva York, San Francisco y Newark en Nueva Jersey, han promulgado leyes que garantizan que algunas personas que enfrentan el desalojo obtengan representación legal en un tribunal.

Los llamados programas de derecho a un abogado intentan abordar una de las disparidades más persistentes en el sistema de justicia estadounidense: la mayoría de los propietarios tienen representación legal en la corte de desalojo, mientras que la mayoría de los inquilinos no.

Un estudio reciente en Nueva York encontró que los desalojos disminuyeron más de cinco veces más rápido en las áreas donde las nuevas reglas estaban vigentes que en las que no estaban incluidas.

Según la investigación, la tasa de desalojo en Charlotte es casi el doble que algunas de sus ciudades similares como Atlanta, Nashville, Kansas City y Tampa.

Pero Legal Aid of North Carolina representa a aproximadamente 250 de las 29,000 personas que se enfrentan al desalojo en el condado de Mecklenburg cada año, según un informe de The Charlotte Observer de marzo.

El presupuesto propuesto por la Gerente del Condado de Mecklenburg, Dena Diorio, incluye $500,000 para ampliar la oficina de Legal Aid y brindar asistencia a los inquilinos.

Wall Street se mueve a los parques de casa móviles

En los últimos tres años, empresas privadas de Wall Street han comprado miles de parques de casas móviles y han elevado los precios para vivir allí.
Titanes de Wall Street, como Carlyle Group y Blackstone Group, han tomado posesión de más de 100,000 lotes de viviendas, según un informe reciente de grupos de vigilancia social.

Según un informe de The Washington Post, estas empresas han cosechado buenas ganancias, pero a menudo los inmigrantes que hablan español han pagado el precio.

Un gran número de familias latinas en el área de Charlotte viven en parques de casas móviles, donde los precios se han disparado.

Los residentes a menudo son dueños de sus casa móviles, pero deben rentar el terreno al propietario del parque. A medida que los propietarios corporativos han aumentado el alquiler, los activistas dicen que los residentes no tienen más remedio que pagar porque no pueden mudarse.

En muchos casos, es extremadamente costoso transportar a otro lugar las casa móvil o los contratos prohíben a los propietarios hacerlo.

Activistas aseguran que eso significa que los inmigrantes han sido víctimas de operadores que usan prácticas depredadoras, incluyendo algunos que cobran más, pero se niegan a hacer las reparaciones que estos lugares necesitan.

Además aseguraron que los líderes de Charlotte no han prestado suficiente atención al tema ni han ayudado a los inmigrantes a abogar por sí mismos.

Activistas señalan un caso reciente en el condado de Chatham.

, Mountaire Farms anunció planes para expandir sus operaciones de su planta de procesamiento de aves y compró el Mobile Home Park de Johnson en Siler City.

La compañía ofreció a los inquilinos dinero por sus hogares y les ordenó que los desalojaran en unas pocas semanas.

Pero la organización sin fines de lucro El Vínculo Hispano-Hispanic Liaison organizó protestas con los inquilinos y dejaron saber su caso a la Junta de Comisionados del Condado de Chatham. Para

Los líderes de la ciudad de Charlotte han reconocido que no han estudiado el impacto de los propietarios corporativos en los alquileres, a pesar de que las empresas de Wall Street han comprado miles de casas en los últimos años.

Un lugar seguro para quedarse

Según un estudio de la Universidad de Washington, es probable que la cantidad de estadounidenses mayores de 50 años que se identifiquen como LGBTQ se duplique en las próximas décadas a más de 5 millones.

Otro informe encontró que casi la mitad de los adultos mayores LGBTQ han sufrido discriminación en el alquiler de una vivienda, según SAGE, un grupo de defensa nacional para personas LGBTQ mayores.

La organización está llevando a cabo una campaña para atraer más atención a la discriminación que enfrentan las parejas de personas mayores del mismo sexo al tratar de encontrar vivienda en comunidades de retiro y hogares de ancianos.

En otras áreas urbanas de todo el país, hay edificios de apartamentos como los apartamentos John C. Anderson en Filadelfia que ofrecen a sus residentes un complejo para personas LGBTQ mayores.

Pero en Carolina del Norte, hay pocas comunidades residenciales y edificios de apartamentos que realizan una difusión para este sector demográfico.

Uno es Care Free Cove, un extenso vecindario residencial cerca de Boone que fue desarrollado por una pareja de lesbianas de Florida. Allí los residentes compran un terreno y construyen sus propias casas.

Contribuyeron para este artículo: Fred Clasen-Kelly de The Charlotte Observer, David A. Moore y Jim Yarbrough de QNotes, Diego Barahona e Hilda Gurdián de La Noticia, Glenn Burkins de Qcitymetro, Jennifer Lang de WFAE y Amy Lehtonen de WCNC.


Sobre la Red de Periodismo Centrado en Soluciones (SJN)

Charlotte Journalism Collaborative (CJC) es parte de un creciente movimiento nacional para re-equilibrar las noticias a través del periodismo centrado en soluciones, un informe riguroso sobre las respuestas a los problemas sociales.

El periodismo centrado en soluciones aumenta la responsabilidad al informar sobre dónde y cómo las personas se están desempeñando mejor frente a un problema: elimina las excusas y establece parámetros sobre lo que los ciudadanos deberían esperar de las instituciones o el gobierno, dice el cofundador de Solutions Journalism Network (SJN), David Bornstein, coautor de la columna The Fix en el New York Times:

Ofrece una visión más amplia y representativa del mundo. Además, hace circular el conocimiento oportuno para ayudar a la sociedad a auto-corregirse, destacando las respuestas adaptativas de las que las personas y las comunidades pueden aprender.

Incluso los duros reporteros de investigación están de acuerdo en que las noticias proporcionan una visión del mundo excesivamente consternadora. Las audiencias regularmente se alejan de las noticias, incluso noticias de alta calidad, sintiéndose impotentes, ansiosos y molestos. Cuando el producto diario de noticias hace que las personas deseen desconectarse, esto no es bueno para el negocio de las noticias, ni para la democracia.

Creemos que el periodismo puede hacerlo mejor. Puede proporcionar una visión del mundo que es fiel a la realidad. Puede fortalecer el compromiso con el público y reconstruir la confianza.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here