Inicio Nutrición ¿Qué hacer para evitar que los niños se pongan “gorditos” durante el...

¿Qué hacer para evitar que los niños se pongan “gorditos” durante el verano?

Compartir

¿Sabía usted que los niños tienden a ganar más peso durante la época de verano que durante el año escolar?

En un estudio publicado recientemente por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en español), en donde se recopilaron y analizaron los resultados de siete investigaciones realizadas desde 1990 en niños de 5 a 17 años, se encontró que la población infantil afroamericana y latina tienen niños en sobrepeso. Los adolescentes fueron el grupo de mayor riesgo, pues fueron quienes más rápido subieron de peso durante el verano.

El estudio determinó que la ganancia de peso en estos adolescentes se debido a que gastaron más tiempo en frente del televisor o la computadora. También se encontró un consumo de meriendas poco saludables. Estos niños además dormían poco y sus días no tenían un horario estructurado como cuando están en la escuela.

El verano es diversión es para disfrutarlo! Por eso es importante incentivar a sus hijos a que se mantengan activos, que jueguen, que estén afuera y que además sepan seleccionar los alimentos que consumen.

Planifique

Organíceles horarios y tareas, es importante mantenerlos ocupados. Dándoles lapsos pequeños de descanso. Cuando nosotros no tenemos un plan, es bastante fácil gastar nuestro tiempo libre moviéndonos del sofá a la televisión y haciendo paradas regulares en la nevera.

Salgan

Así su horario de trabajo sea bastaste limitado, es importante que haga tiempo para llevar a sus niños afuera. Sáquelos a caminar después de la cena, jueguen soccer en el patio o vayan al parque. Hacer tiempo para que su niño esté active ya es ganar mitad de la batalla.

Cuide las porciones

El balance está generalmente relacionado al tamaño de la porción. A pesar que los envases pequeños de yogur o salsa de manzana o los productos de paquetes pequeños como las papitas son más costosos, ellos ayudan a controlar mejor las porciones. Sin embargo, los padres pueden empacar estos productos usando sus propios frasquitos o bolsas especiales para snacks. De esta forma, previenen que sus hijos coman directamente de las bolsas o recipientes grandes.

Manténgalos hidratados

Las bebidas dan más calorías de lo que la gente piensa. Mantenga las bebidas dulces como los jugos, sodas o bebidas para deportista lejos de su casa. El agua natural es la mejor bebida para hidratar a sus hijos. Mantenga botellas con agua en el refrigerador.

Ayúdelos a la hora de elegir

Los picnics y los asados son actividades muy comunes en el verano –actividades que se caracterizan por un acceso ilimitado de comida- si usted sirve comida a sus hijos, no les llene el plato. Evíteles que vayan por un segundo o un tercer plato. Compre comida saludable como frutas fresca en lugar de un postre dulce o alto en grasa. Haga que el centro de atención de la reunión sea el disfrutar en familia y con los amigos.

Dormir suficiente

A pesar que durante el verano los días son más largos, los niños necesitan mantener un patrón de sueño. Estudios han encontrado que los niños que no duermen suficiente tienen un riesgo más alto de obesidad. Hasta los 12 años de edad, los niños necesitan de 10 a 12 horas de sueño al día.

El verano no debe significar ganancia de peso, el verano es la época del año en que los niños se divierten, disfrutan sus vacaciones, se mantienen activos y necesitan disfrutar alimentos frescos y comer saludable, con la ayuda de sus padres, por supuesto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here