Inicio Nutrición Grasas saturadas: están por todas partes pero puede reducir su consumo

Grasas saturadas: están por todas partes pero puede reducir su consumo

Compartir
Grasas saturadas: están por todas partes pero reducir su consumo

La grasa es la principal fuente de energía y ayuda al cuerpo a absorber las vitaminas. Es importante para un crecimiento y un desarrollo adecuado y para mantenerlo saludable. La grasa brinda sabor a los alimentos y ayuda a sentirse satisfecho. Las grasas son una fuente especialmente importante de calorías y nutrientes para los niños pequeños. La grasa en la dieta también tiene un papel importante en los niveles de colesterol.

Evite

Pero no todas las grasas son iguales. Usted debe intentar evitar:

  • Las grasas saturadas como la mantequilla, grasa sólida, grasa de cerdo y cerdo en salmuera
  • Las grasas trans, que se encuentran en las grasas vegetales, ciertas margarinas, las galletas saladas y dulces, los bocadillos y otras comidas hechas o fritas con aceites parcialmente hidrogenados

Intente reemplazarlos por aceites como el de maíz, canola, oliva, cártamo, soya y girasol. Evidentemente, consumir un exceso de grasas hará que suba de peso.

Consejos

  1. Coma más frutas y verduras. Las encuestas recientes demuestran que la mayoría de los estadounidenses no comen las cinco o más porciones diarias recomendadas.
  2. Coma más pescado y pollo. Utilice pavo o pollo picado en lugar de carne roja picada. Quítele la piel al pollo antes de cocinarlo.
  3. Elija cortes más magros de carne roja y cerdo y quíteles toda la grasa visible que pueda antes de cocinarlos.
  4. Cocine los alimentos en el horno o a la parrilla en lugar de freírlos. No reboce las carnes y verduras en pan rallado.
  5. Use leche total o parcialmente descremada en lugar de leche entera. En lugar de crema agria, utilice yogur natural descremado o una mezcla de yogur y queso cottage (requesón) parcialmente descremado. Elija quesos de bajo contenido graso.
  6. En las recetas, sustituya cada huevo entero por dos claras.
  7. Evite las salsas a base de crema y queso, o prepárelas utilizando leche y queso parcialmente descremados.
  8. Si desea una merienda, en lugar de papas fritas, coma palomitas de maíz sin mantequilla.
  9. En lo posible, trate de limitar su consumo de grasas hidrogenadas (por ejemplo, grasa vegetal y manteca de cerdo) y grasas de origen animal (por ejemplo, mantequilla y crema). Utilice aceites líquidos, especialmente los de canola, oliva, azafrancillo o girasol.
  10. Lea la información nutricional de todos los productos. Muchos de los productos sin grasa son muy altos en hidratos de carbono, los cuales pueden elevar los niveles de triglicéridos.
  11. Compare el contenido graso de productos similares. No se deje engañar por términos tales como light y lite que muchas veces se usan para indicar que un producto es dietético o bajo en calorías. A menudo estos términos no tienen significado científico alguno.
  12. Cuando coma en un restaurante, pida que le sirvan las salsas y aliños por separado.
  13. Asegúrese de que no haya grasa escondida. Por ejemplo, los frijoles refritos podrían contener manteca de cerdo y los cereales para el desayuno podrían tener cantidades significativas de grasa.
  14. Cocine con hierbas, especias, jugo de limón, etc., en lugar de mantequilla o margarina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here