Inicio VidaSana ¿Qué ocurre cuando no hemos tenido una relación de apego saludable con...

¿Qué ocurre cuando no hemos tenido una relación de apego saludable con nuestros padres?

Compartir
¿Qué ocurre cuando no hemos tenido una relación de apego saludable con nuestros padres?

El apego es una necesidad instintiva, que tiene el ser humano y muchos animales, de desarrollar un vínculo emocional con la figura cuidadora principal, que en muchos casos es la madre. Sin embargo, no podemos pasar por alto que los padres también pueden y deben jugar un papel importante en este vínculo emocional.

A través de esta relación desarrollamos el sentido de confianza de que hay un otro, lo suficientemente bueno, que nos cuida, nos alimenta y nos protege. Es por eso que la consistencia en esta relación es de suma importancia para promover el sentido de seguridad y confianza hacia otros seres humanos.

Esta relación de apego primaria crea los fundamentos para las futuras relaciones afectivas que se estarán dando a lo largo de la vida de cada ser humano. Si hemos desarrollado una relación de apego saludable, vamos a poder vivir las separaciones (desapegos) de forma satisfactoria.

Las consecuencias

Pero ¿qué ocurre cuando no hemos tenido una relación de apego saludable?

  • Nos aferramos a personas significativas y desarrollamos cierto de nivel de dependencia emocional.
  • Nos aferramos a cosas o creencias para que nos den un sentido de seguridad, pudiendo llegar al extremo de esclavizarnos a esas cosas o creencias.
  • Nos da miedo y angustia las separaciones de nuestros seres queridos.
  • Nuestro sentido de felicidad depende de si tenemos a nuestro lado esa persona u objeto al que nos hemos aferrado.
  • Nos da mucho sufrimiento la distancia y las separaciones de nuestros seres queridos.

Manejando los desapegos

Cuando no podemos tramitar los desapegos de forma saludable, nos pone en una posición muy vulnerable y de mucho dolor. También, nos impide disfrutar de las relaciones del momento presente porque vivimos añorando y sufriendo las pérdidas de las relaciones del pasado o las que ya no están físicamente presentes.

Las buenas relaciones transcienden el plano físico porque están basadas en la conexión emocional, la cual perdura y va más allá de la presencia o ausencia física. Son esos encuentros que cuando se dan, no importando el tiempo ni la distancia, no han destruido ni disminuido la conexión emocional que se da en las buenas relaciones. Cada experiencia de separación nos brinda la oportunidad de vivir las relaciones con libertad y con desprendimiento, aceptando que en esta vida nada es permanente.

Demos gracias por las relaciones que llegan a nuestra vida y por las que se van, porque cada una de ellas nos permite conocernos y valorarnos por quiénes somos y no por lo que tenemos o no tenemos.

Cuantos más apegos dejes caer por el camino, más cerca estarás de encontrarte a ti mismo, Walter Riso.

Recuerde que esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud emocional. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here