Asheville en otoño: tesoro del turismo en Carolina del Norte

asheville-en-otono-tesoro-del-turismo-en-carolina-del-norte
Asheville en otoño es uno de los mejores destinos para disfrutar del turismo en Carolina del Norte por el clima y los hermosos colores de la naturaleza.

El turismo en Carolina del Norte está lleno de espacios que brindan grandes placeres. Uno de ellos es Asheville, cuyo atractivo en otoño es digno de considerarlo para unos días de vacaciones.

Asheville-Carolina del Norte
Los colores de Asheville, en Carolina del Norte, son una buena razón para el turismo de otoño.

¿Por qué Asheville en otoño?

Asheville es considerada una ciudad de artistas, donde las exposiciones, conciertos y obras de teatro hacen gran parte del día. Pero destaca además su riqueza gastronómica, así como la hora de un buen café. Sin embargo, es famosa por la producción de cerveza artesanal, para lo cual existen tours a la Cervecería Asheville.

Esta zona ofrece festivales de otoño y visitas a los huertos de manzana y a los “Pumpking Patch” o Huertos de Calabazas, actividades de gran atractivo para grandes y chicos.

Ahora bien, el turismo en esta ciudad de Carolina del Norte se hace más notable en otoño, debido a que el clima conspira a favor de las mejores condiciones para disfrutar de la naturaleza. Gracias a las frescas temperaturas las montañas de Asheville se pintan de tonos rojos, amarillos y naranjas brillantes.

Esto cierra el molesto aire lleno de mosquitos que deja el verano y da paso a una época fascinante. A partir de finales de septiembre se comienza a notar la belleza del otoño. Así, durante las primeras semanas de octubre los colores son más intensos y la temporada de hojas secas a menudo se extiende hasta el mes de noviembre.

 

Carolina del Norte tiene las mejores montañas en Asheville

La lista de cosas que se pueden agendar en Asheville en otoño es amplia. No obstante, lo mejor que tiene para visitar por el colorido son sus montañas, donde puede hacer senderismo, visitas a Parques Nacionales o cascadas.

  • Blue Ridge

El follaje de las montañas de Blue Ridge ofrece una temporada espectacular para pasear. El comienzo del otoño puede disfrutarlo desde Craggy Gardens y Graveyard Fields, y terminarlo entre Lake Lure  y Chimney Rock, que son los últimos en alcanzar su punto máximo a principios de noviembre. A medida que se termina la estación comenzarán a aparecer los primeros rasgos de nieve sobre las elevaciones.

  • Grandfather Mountain.

Tendrá que rodar unos 90 minutos desde Asheville para llegar a Grandfather Mountain, pero valdrá la pena. Cuenta con uno de los picos más altos de las montañas Blue Ridge. Adicionalmente puede cruzar el puente giratorio Mile High, uno de los sitios más imponentes del lugar con vista 360 grados.

Gradnfather Mountain-Asheville-Carolina del Norte
Gradnfather Mountain cuenta con un puente giratorio con vista 360.
  • Great Smoky Mountains.

Este Parque Nacional se encuentra a 60 minutos en auto desde Asheville. No se pierda el valle de Cataloochee, donde podrá observar alces.

Si desea un viaje diferente puede llegar a Biltmore, la casa más grande de Estados Unidos. Consta de tres pisos y un sótano. Ofrece senderos, paseo a caballo, jardines y viñedos. Desde allí tendrá como vistas las icónicas montañas Blue Ridge.

Biltmore
Biltomre, la casa más grande de Estados Unidos (Foto: www.romanticasheville.com)

En su viaje también puede optar por conocer cascadas rodeadas de árboles con follaje otoñal. Crabtree Falls, Looking Glass Falls Rainbow Falls son las favoritas.

 

¿Cómo llegar a Asheville?

Disfrute del turismo en Carolina del Norte llegando a Asheville en avión, ubicando la mejor conexión para arribar al Aeropuerto Regional de Asheville.

Pero, en otoño no puede perderse el atractivo de admirar el paisaje conduciendo su auto por la autopista Blue Ridge Parkway, famosa por ser una de las rutas más pintorescas de Estados Unidos, donde además se recomiendan paradas obligadas a lo largo del trayecto.

Blue Ridge Parkway
Blue Ridge Parkway ofrece paradas obligatorias.

Asheville está ubicada a 190 kilómetros (130 millas) de Charlotte. Se puede acceder en auto por las autopistas interestatales 26 o 40.

En vista de la pandemia por el COVID-19 si hará turismo en Carolina del Norte visitando Asheville planifique su viaje con antelación. Asegúrese de cuáles actividades podrá hacer y qué medidas de seguridad tomar. Por otro lado, verifique si hay atracciones por las cuales esté viajando que tengan restricciones de acceso o cambios en el horario.

Por último, vigile el pronóstico de colores para escoger la fecha que desea visitar Asheville.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruta de leer y escribir. Madre y esposa agradecida con la vida.