Auto de carreras salió de la pista y dejó herida a una mujer en aparatoso accidente

Accidente de auto
(Foto: GoFoudMe)

Una joven se encontraba con su familia disfrutando de una tarde de sábado, cuando una tragedia por poco le arruina la vida por un auto.

Amber Garner estaba viendo carreras de coches en Wilkesboro Dragway, en Carolina del Norte.

“De hecho estaba reportando lo que estaba pasando y de hecho una de las fotos me tomó reportando”, dijo a FOX Carolina.

“Quería reportar una última carrera”, lamentó.

Todo marchaba con normalidad hasta que hacia el final del evento, un auto en la carrera de resistencia perdió el control.

El automóvil se salió la pista y se estrelló contra el área exactamente donde estaba parada Amber.

Fue atropellada por el vehículo.

“El auto perdió el control, chocó con la barrera, la cruzó y me goleó en el brazo”, comentó.

Como consecuencia, terminó con el brazo roto en varias zonas del mismo.

Es así que ahora está en el hospital del Wake Forest Baptist Medical Center en Winston-Salem.

En el nosocomio se someterá al menos a dos cirugías para poder recuperarse de las lesiones.

“Definitivamente no estaba en el lugar adecuado, ellos pensaban que no lo lograría”, agregó.

Amber dijo que está agradecida de que la situación no haya terminado peor y también está agradecida por el apoyo que ha recibido de la comunidad.

La hermana de Amber creó un GoFundMe para ayudar a cubrir el costo de sus facturas médicas.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

La milagrosa historia de cómo una estudiante y su perro sobrevivieron a un fatal accidente

Una mujer murió atropellada y el culpable por fin se entregó tras haberse dado a la fuga

Policía de Carolina del Sur murió atropellado mientras limpiaba escombros en la carretera

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard Kapuściński, la gracia de Milorad Pavić, la belleza de Gustavo Adolfo Bécquer y la penetración de Slavoj Žižek.

maviles@lanoticia.com