CDC: No hay problemas con la vacuna de Johnson & Johnson en Wake

Reanudan uso de vacunas Johnson & Johnson en Wake
El viernes 23 de abril, las agencias federales y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte pusieron fin a la pausa.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron que no hay problemas para la salud vinculada con la vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson. La vacuna fue utilizada en el sitio de vacunación masiva en el Condado de Wake que se detuvo después de que varias personas tuvieron reacciones.

Los CDC “no encontraron ningún problema de seguridad o motivo de preocupación, y los CDC recomiendan continuar administrando la vacuna”, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NCDHHS) el jueves 8 de abril por la noche, el mismo día en que tuvo lugar el evento.

Durante la clínica de vacunación en el PNC Arena, 18 personas tuvieron reacciones adversas a la vacuna, lo que llevó a la Salud Pública del Condado de Wake a detener el uso de la vacuna en el sitio.

Tuvieron reacciones en la clínica de vacunación en Wake

El condado de Wake administró más de 2,300 dosis de la vacuna de Johnson & Johnson el jueves, según NCDHHS. De los que recibieron la inyección, 14 fueron tratados por “reacciones menores”.

Cuatro de ellos fueron trasladados a hospitales.

Los funcionarios del condado de Wake dijeron que las reacciones eran “consistentes con los efectos secundarios comunes conocidos de la vacuna”.

Las reacciones en el PNC Arena incluyeron principalmente mareos, desmayos y náuseas, según el NCDHHS.

Hubo una reacción alérgica, que los funcionarios médicos consideran mucho más grave que las otras reacciones.

Según la solicitud de Johnson & Johnson para una autorización de uso de emergencia, los efectos secundarios en ensayos clínicos incluyeron:

  • Dolores de cabeza en aproximadamente el 39 % de los que reciben la vacuna.
  • Fatiga en el 38 % de los que reciben la vacuna.
  • Dolores musculares en el 33 % de los que reciben la vacuna.

Las personas entre 18 y 59 años tenían más probabilidades de experimentar efectos secundarios que las personas mayores de 60 años.

“Sabemos que puede ser alarmante escuchar o ver reacciones a la vacunación, por eso vigilamos de cerca a quienes vacunamos en caso de reacción“, dijo Kim McDonald, directora médica de la Oficina de Salud Pública de Wake, en un comunicado.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Wake detiene vacunaciones masivas de Johnson & Johnson

COVID-19: siete en cada diez habitantes de Carolina del Norte recibirán la vacuna

Zila Sanchez

Es graduada de Ciencias del Periodismo y Comunicación Social (Multimedia) de la Universidad Estatal Agrícola y Técnica de Carolina del Norte. Es miembro del cuerpo de periodistas de Report for America 2020.

zsanchez@lanoticia.com