¿Cuándo se celebra el día de las alitas?, ¿por qué se celebra?

El día de las alitas y su origen

¿Cuándo se celebra el día de las alitas?, ¿por qué se celebra?

Día de las alitas

El día de la alita, una de las botanas preferidas de chicos y grandes que se acostumbra a consumir mientras se disfruta de un partido o durante una convivencia familiar.

El de cada año celebramos el Día Internacional de la Alita de Pollo, ese plato que se ha convertido en uno de los más atractivos de los restaurantes y bares de muchas partes del mundo. Se trata de un manjar hecho con una alita de pollo sin empanar que se fríe con diferentes coberturas y que se puede servir de muchas formas distintas, como con queso azul, salsa de ciruela o palitos de apio.

No parece importar a donde vayas, las alitas de pollo se están encontrando en todos los menús imaginables alrededor del mundo. Parece que hay tantas variaciones sobre un tema como cocinas para acompañarlas, desde alitas crujientes de ajo parmesano hasta alitas de miel para barbacoa con un suave y rico empanado, no hay límite a lo que estos deliciosos pedacitos de carne de ave pueden hacer mejor.

Con tal variedad disponible, no es sorprendente que se hayan vuelto tan populares como un bocadillo para todo, desde la celebración de grandes eventos deportivos, hasta fiestas de cumpleaños e incluso bodas. ¡Es tan fácil coordinar este plato con cualquier otra cosa que estés sirviendo! ¿Cocinando comida mexicana? A continuación, empápelos en una salsa de chile y encienda la boca, preparando italiano, las alitas de ajo parmesano mencionadas anteriormente son perfectas, y esto es sólo el principio.

Historia de la alita de pollo

No hay una historia particular para esta celebración, sin embargo, el ala de pollo sí que tiene una historia fascinante detrás. Se dice que el primer plato de alitas de pollo Buffalo fue servido por primera vez en por Teressa Bellissimo en un establecimiento familiar, Anchor Bar, Nueva York.

Cuando los amigos del marido de Teressa volvieron a casa, ella tuvo que prepararles una comida. Así que cocinó las alitas de pollo con su salsa casera especial y las sirvió con queso azul y apio, ya que sólo le quedaba eso. El resultado fue un éxito rotundo cuya receta se ha extendido desde entonces.

Hay más historias y orígenes en este plato, pero qué más da, disfrutemos de este pollo que se fríe primero a fuego lento y luego se le añaden los sabores como la barbacoa, ajo picante, ajo con miel, ajo parmesano y miel de naranja.

Hágase miembro

SUSCRÍBASE A LOS BOLETINES

Omar Cordero

Economista, amante de la lectura y a veces escribo