De perder su trabajo por la pandemia a crecer negocio de pan en Nextdoor

pan nextdoor Carolina del Norte
(Foto: YouTube)

La gente aún no se ha recuperado de los reveses médicos y financieros provocados a un año de la pandemia COVID-19.

Esos efectos colaterales del brote de coronavirus llevaron a una mujer de Greensboro, Carolina del Norte, a encontrar los ingredientes para sobrevivir pese a quedarse en casa.

Y es que ha sido un año agotador para Andrea Byrns.

Ella y su esposo perdieron sus trabajos, por lo que tuvieron que enfrentarse a una dura realidad.

“No teníamos suficiente dinero para comprar alimentos“, dijo Byrns a FOX News.

Tenía que hacer algo para mejorar su situación

Sus facturas comenzaron a acumularse poco después del cierre estatal de la primavera pasada.

Por si fuera poco, al marido de Byrns le diagnosticaron insuficiencia renal.

“Pensé ¿qué puedo hacer? Y miré en mi armario”, dijo Byrns.

Byrns pasó mucho tiempo en la cocina cuando era niña horneando con su mamá.

Fue así que empezó a buscar qué podía hornear para hacer algo de masa.

“La primera semana hice pan blanco, pan de cebolla y hierbas y de remolino de canela y puse un pequeño anuncio en Nextdoor y gané 45 dólares”, dijo.

“Estaba tan emocionado que no sabía qué hacer”.

El anuncio de Byrns en Nextdoor comenzó a recibir mucha atención.

Sus ventas de pan comenzaron a crecer

Intensificó sus ventas de productos horneados y creó una pequeña empresa llamada Andrea’s Kitchen.

“Seguí haciéndolo todas las semanas porque estaba ayudando a pagar la gasolina y la comida”, dijo Byrns.

El negocio creció tan rápido que necesitaba más espacio para hornear sus diversos panes, galletas y pasteles.

Con el tiempo, Byrns se mudó a la cocina de su madre para preparar recetas familiares que se remontan a la Gran Depresión.

Una época en la que los ingredientes simples evitaban que las familias se murieran de hambre.

No necesito un millón de dólares”, apuntó.

“Solo necesito asegurarme que las facturas estén pagadas y que tenga gasolina en el auto”.

Byrns toma pedidos durante la semana y los tiene listos para recoger los sábados.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard Kapuściński, la gracia de Milorad Pavić, la belleza de Gustavo Adolfo Bécquer y la penetración de Slavoj Žižek.

maviles@lanoticia.com