Debemos actuar ahora para proteger nuestros océanos, preservar su importancia cultural

Debemos actuar ahora para proteger nuestros océanos, preservar su importancia cultural
Suscríbete al newsletter, es gratis

Cuando pienso en los lugares en los que he vivido y más he amado en mi vida, siempre han estado cerca del océano. Cuando era niña, mi familia vivía en las costas de El Sauzal, Baja California, una pequeña para pescadores y sus familias cerca del Valle de Guadalupe. Al crecer en este hermoso pueblo al que llamé hogar, mi familia vivía principalmente del alimento procedente del mar.

En aquellos días, el marisco era abundante y mi comida favorita para desayunar eran los burritos de langosta y para el almuerzo o la cena siempre le pedía a mi madre que hiciera tostadas de ceviche. Mi comunidad en México se sustentaba principalmente de las labores de la industria pesquera. Los hombres del pueblo se iban durante meses a trabajar en barcos tan al norte como Alaska y tan al sur como Argentina. Recuerdo muy vívidamente que, junto con todas las otras celebraciones familiares, como quinceañeras y bautizos, generalmente había un funeral por alguno de los pescadores de mi comunidad que había muerto en el trabajo, el cual era extremadamente peligroso.

También miro hacia atrás y recuerdo las hermosas experiencias y momentos que tuve con mi familia en la costa. Mi abuelo y yo solíamos pescar juntos en el muelle usando una lata de coca cola y un sedal porque era fácilmente disponible en ese momento. El mar estaba interconectado con mi comunidad; nos recreábamos en él, comimos los alimentos que nos proporcionaba y nuestro sustento dependía de ello. El océano era parte de quienes éramos y una parte inseparable de nuestra cultura. Y siempre había abundancia de pesca, como atún, langosta, abulón, almejas y mejillones.

Sin embargo, esa abundancia ha desaparecido.

Los ancianos de la comunidad donde crecí hablan sobre los días pasados cuando aún podían bucear en busca de langosta en nuestras costas y cómo es una pena que las generaciones más jóvenes hayan perdido ese recurso. Reflexionan sobre cómo desearían haber sabido que estaban haciendo daño al ecosistema oceánico y haber cuidado mejor esos recursos para protegerlos contra la sobreexplotación.

Hablamos sobre cómo desearíamos poder hacerlo de nuevo y sobre cómo los jóvenes necesitan saber estas cosas y preocuparse por estos problemas para evitar el agotamiento adicional de nuestros recursos y hábitats oceánicos. Ahora más que nunca, somos conscientes de estos problemas apremiantes. La sobreexplotación no solo representa una amenaza para los ecosistemas de nuestro océano, sino que también la contaminación plástica y, lo más importante, el cambio climático, amenazan cada vez más nuestras aguas.

El océano siempre ha estado tan profundamente ligado a nuestra familia, comunidad y cultura, que no puedo imaginar un mundo sin océanos saludables. Estoy usando el poder de mi voz, espero arrojar luz sobre la miríada de comunidades latinas en los Estados Unidos y en todo el mundo que dependen de nuestros océanos para su alimentación, trabajo y la continuación de las tradiciones culturales.

Por estas razones, hago un llamado a todo el Congreso, independientemente de la geografía que representen, ya sea comunidades costeras o estados sin litoral, para proteger nuestros océanos. Todos necesitamos océanos saludables sin importar dónde vivamos. Nuestros océanos regulan nuestros patrones climáticos, nos dan lluvia y nieve para beber, regar nuestras cosechas y criar nuestro ganado. Estamos tan profundamente interconectados con nuestros océanos, que es nuestra responsabilidad asegurarnos de proteger el recurso más valioso de la humanidad. Es hora de que actuemos por el bien de nuestros hijos y las generaciones futuras.