“Se me está acabando el tiempo”, dice anciana que no ve a su familia desde el inicio de la pandemia

Mary Fowler, una anciana que vive en el asilo Balfarg Care Home en Glenrothes, una comunidad de Escocia, pidió ayuda desesperadamente a través de un video.

Encerrada en el asilo sin ver a nadie desde marzo, fecha en que comenzó la pandemia, la abuela ruega por que le permitan ver a sus familiares, pues hasta el momento sólo la han dejado ver por pequeños momentos a uno de sus hijos.

“Ahora, estoy muy bien atendida aquí. Sin embargo, quiero a mi familia. Este es mi derecho, por favor ayuda”, dijo la anciana.

“Me está cortando en pedazos. Debo ver a mis hijos, porque se me está acabando el tiempo”, agregó.

“Debo ver a mis hijos y hacer las cosas como solían ser. Por favor, ayúdame. Ayuadame. Por favor, ayúdenos”.

El video pudo ser difundido en Twitter gracias a Cathie Russell, directora de la campaña Care Homes Familiares de Escocia.

“Mary Fowler, de 104 años, y encerrada en un hogar de ancianos desde que se cerró en marzo, está al límite de su capacidad”, aseguró Russell.

“Mary está desesperada por ver a sus bisnietos”, agregó.

Nicola Sturgeon dijo hoy que siente “mucho pesar” por los residentes del hogar de ancianos que no han podido ver a sus familias durante meses.

Durante sus sesión informativa diaria sobre el coronavirus, la primera ministra, Nicola Sturgeon fue cuestionada sobre el video de Mary Fowler. Sturgeon contestó que no había visto el video, pero las decisiones sobre las visitas a los asilos fueron “desgarradoramente difíciles”.

“Para Mary, lamento mucho la posición en la que estás y la posición en la que está tu familia”, dijo Nicola.

“Eso se repite muchas, muchas, muchas veces en todo el país. Pero tenemos que mantener a las personas en hogares de ancianos lo más seguras posible”, agregó.

Nicola dijo que la prioridad en las casas de ancianos es que vuelvan a tener visitas.

“Pero se trata de intentar volver a una especie de normalidad para las personas para quienes las visitas no son solo visitas, son una parte clave de su calidad de vida y atención”.

“Las pruebas de los visitantes designados que van a los hogares de ancianos, los que van con regularidad, es una de las prioridades de la extensión de las pruebas a otros grupos asintomáticos”, aseveró.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM.

amendoza@lanoticia.com