El efecto emocional del coronavirus

El efecto emocional del coronavirus

En estos momentos nos enfrentamos a una situación de emergencia internacional por el esparcimiento del coronavirus del (COVID-19). Esta situación ha puesto en estado de emergencia muchas agencias gubernamentales para tratar de controlar una epidemia mayor.

El COVID-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite de persona a persona. Entre los síntomas que se han identificado son fiebre, tos y problemas respiratorios. Es un coronavirus nuevo que se identificó en China pero que ya se encuentra en varios países, incluyendo Estados Unidos, y Carolina del Norte es uno de los 13 estados en los que se han reportado casos.

¿Qué medidas de precaución tomar?

Las medidas que se están recomendando son las básicas prácticas de higiene para evitar el contagio de otros virus como por ejemplo lavado continuo de manos, usar el antebrazo para taparse la boca si tose, usar liquido desinfectante de manos y evitar visitar los lugares que se hayan reportado casos e interaccionar con personas que hayan sido contaminadas.

¿Cómo esta situación puede afectar emocionalmente?

Aunque es natural que esta situación pueda generar un poco de estrés y preocupación, en términos generales, también es cierto que esto puede disparar un nivel de ansiedad mayor en algunas personas. Especialmente, aquellas personas que tienen rasgos obsesivos compulsivos hacia la limpieza o con fobia hacia los gérmenes y enfermedad, pueden experimentar un nivel elevado de ansiedad. Es importante no pasar por alto que este nivel de ansiedad pudiera ser de cuidado si afecta su calidad de vida y de los que los rodean.

¿Cómo saber si las medidas de precaución son razonables o excesivas?

Ciertamente es importante tomar medidas de precaución, especialmente aquellas recomendaciones dadas por las autoridades estatales y nacionales como, por ejemplo, evitar viajar a las zonas/países identificados como de mayor contagio y seguir las medidas de higiene.

Por otro lado, si debido a la ansiedad y miedo de contraer el COVID-19, no quiere salir de su casa para hacer las diligencias necesarias o comienza a tener conductas compulsivas de lavarse las manos de forma repetitiva y excesiva por miedo a que los gérmenes o el virus pueda estar presente, es muy probable que su ansiedad esté muy elevada. Esta situación puede afectar adversamente su calidad de vida y crear una angustia que no es necesaria.

Es importante monitorear cómo estas conductas le están afectando y buscar ayuda profesional que lo ayude a manejar su nivel de ansiedad. Recuerden que esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud emocional. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Para las últimas informaciones locales y en español sobre el coronavirus en Carolina del Norte, visite a La Noticia.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.
Psicóloga Clínica e Investigadora
Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
Departamento de Psiquiatría