“Es una gran tensión”: Dueños de bares temen por sus negocios durante el toque de queda

Dueños de Bares en toque de queda
(Foto: YouTube)

La orden de toque de queda emitida por el gobernador Roy Cooper dividió opiniones en la población de Carolina del Norte.

Pero especialmente, los dueños de bares y restaurantes mostraron su profunda preocupación.

La orden dice que todos sin excepción deben quedarse en casa entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana.

Bares venderán alcohol hasta las 9

Con eso se mueve el toque de queda de venta de alcohol a las 9 de la noche.

“Ya era bastante malo irnos a las 11 de la noche”, dijo Celeste Cranford, propietaria de Mother Tucker en Greensboro.

“Pero lo estábamos logrando y ahora va a ser muy difícil”, reveló a FOX News.

Durante los últimos 11 años, Cranford’s sirvió bebidas y comida a la comunidad.

Sus negocios penden de un hilo

Ahora temen que las últimas restricciones del gobernador perjudiquen su negocio que ya estaba en apuros.

“Yo diría que 1,000 dólares por noche y esa es una gran diferencia en un lugar pequeño como este”, dijo Cranford.

Para Todd Pierce, dueño del Bites and Pints ​​Gastro Pub en Greensboro la preocupación es similar.

“Personalmente, estoy más preocupado porque nuestros empleados mantengan sus trabajos”, comentó Pierce.

Se respira preocupación entre los dueños de bares

“Es una gran tensión, realmente lo es”, abundó el dueño del bar.

Pierce y otros dueños de negocios restauranteros quieren que la gente sepa que se toman en serio su seguridad con medidas adecuadas, pero necesitan su apoyo.

“Lo más importante para nosotros cuando vemos estacionamientos vacíos, específicamente en este tramo de Spring Garden, sabemos que la gente no sale a comer”, dijo Pierce.

“Simplemente no salen y no disfrutan de lo que solían hacer”, lamentó Pierce.

La orden modificada para quedarse en casa emitida el martes 8 de diciembre por Cooper comienza el viernes y durará hasta el 8 de enero.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard Kapuściński, la gracia de Milorad Pavić, la belleza de Gustavo Adolfo Bécquer y la penetración de Slavoj Žižek.

maviles@lanoticia.com