La culpa puede impedir el crecimiento personal

la culpa
Trabajar en la culpa involucra cambiarla por el concepto de “responsabilidad”, porque cada acto que hacemos trae unas consecuencias y hay que asumir la responsabilidad.

La culpa es un sentimiento negativo que paraliza y produce mucho dolor. Este sentimiento puede tener raíces muy profundas en la niñez y que, son a veces alimentadas por comentarios de personas a nuestro alrededor.

Cuando culpamos a los niños por las cosas negativas que suceden a su alrededor, vamos creando en ellos un sentimiento de culpa que luego se puede arrastrar hasta la adultez.

Identificar las dinámicas de nuestras relaciones que contribuyen al sentido de culpa es clave para comenzar a sanar.

 

¿Qué consecuencias tiene el sentimiento de culpa en mi vida?

En adición al dolor que produce la culpa, esta puede afectar nuestra auto-estima, promover estados de depresión y conductas de auto-castigo. Produce una ilusión de que las cosas negativas que pasan o pasaron, están o estuvieron en un total control por nosotros mismos. La realidad es que hay muchos factores que pueden contribuir a que ocurra una situación negativa en nuestra vida o en la vida de otros.

 

¿Cómo se trabaja el sentimiento de culpa?

Primero, es importante eliminar la palabra “culpa” de nuestro vocabulario. Yo prefiero usar la palabra “responsabilidad” porque cada acto que hacemos trae unas consecuencias y hay que asumir la responsabilidad. Eso es diferente a torturarnos constantemente por un sentimiento de culpa, que ya sabemos NO trae nada positivo a nuestras vidas.

Cuando asumimos responsabilidad de nuestros actos, estamos aceptando la parte que nos corresponde por las decisiones tomadas, pero también, reconocemos que hay otros factores que estuvieron fuera de nuestro control.

En ese sentido, la educación en valores es un hábito de utilidad desde la infancia.

 

Mirar al pasado

Segundo, recordar que las decisiones que tomamos, fueron basadas en un conocimiento y con las posibilidades que teníamos en el momento en que tomamos las decisiones. Eso quiere decir que NO es justo que miremos al pasado y nos culpemos y juzguemos de actos o decisiones que tomamos cuando nuestra madurez y conocimiento eran diferentes a las que tenemos en el momento presente.

 

No somos perfectos

Tercero, es importante reconocer y aceptar que somos seres humanos imperfectos y que, dentro de nuestra imperfección es natural que cometamos errores en nuestra vida. Nuestra función como seres humanos responsables, es dar lo mejor de nosotros mismos en las distintas facetas de nuestra vida, reconociendo que lo mejor NO es perfecto pero es nuestro mejor esfuerzo.

Tenemos la responsabilidad de seguir desarrollándonos para que nuestro mejor esfuerzo sea cada día mayor.

 

Auto-compasión

Cuando mantenemos esta filosofía de vida, nos permite movernos al cuarto paso que es la auto-compasión. Esto significa que vamos a amarnos, aceptarnos con nuestras fortalezas, así como con nuestras limitaciones; de la misma manera que reconocemos y aceptamos a nuestros seres queridos con sus fortalezas y limitaciones.

Recuerden que esta información no sustituye una consulta con un profesional de la salud. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

 

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Psicóloga Clínica e Investigadora

Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill

Departamento de Psiquiatría

984-974-3795

 

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.
Psicóloga Clínica e Investigadora
Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
Departamento de Psiquiatría