La desesperación nubla la mente y no nos deja ver una solución

La desesperación nubla la mente
La desesperación nubla la mente y no nos deja ver una solución

 

La desesperación nubla la mente y no hay duda de que estamos viviendo tiempos peligrosos y estresantes. Seguimos en medio de una pandemia, vivimos una situación de inseguridad nacional, así como, expectativas por la economía, la educación, el sistema de la salud entre otros, que se encuentran tambaleantes, con peligro a colapsar. ¿Qué vamos a hacer en medio de estos tiempos inciertos?

Un relato de la Biblia que refleja que la desesperación nubla la mente

Todo esto me recuerda a un relato mencionado en la Biblia. La ciudad de Samaria había estado sitiada por el ejercito sirio por mucho tiempo y por esta razón nadie podía ni entrar ni salir de allí, consecuentemente; no había comida y desafortunadamente también había una sequía severa y la gente estaba muriendo de hambre y de sed, al punto que ya se comían unos a los otros para saciar su hambre.

Habían cuatro leprosos quienes estaban sufriendo por la misma situación, pero no estaban en la ciudad sino en el pórtico de la misma, ya que por las leyes del tiempo antiguo, eran echados de las ciudades a vivir fuera, sin comunidad, ni familia, a vivir solo con otros enfermos para morir solos.

Los leprosos decidieron sentarse a la puerta de la ciudad, platicaron, y llegaron a la conclusión que si se quedaban sin hacer nada iban a morir, no podían entrar a la ciudad, ni estar afuera sin comer, así que se arriesgaron a ir frente al ejército sirio y pedir misericordia.

Los leprosos llegaron al campamento Sirio

Al llegar al campamento sirio, se dieron cuenta que el ejército había huido como si alguien los perseguía y abandonaron todo, ropa, alhajas y más que nada comida en abundancia.

Los leprosos no entendían que pasaba, pero comieron hasta saciarse y después, aun cuando habían sido despreciados pr la sociedad. Decidieron dar las buenas nuevas al rey para que todo el pueblo dentro de la ciudad también comiera, bebiera y se saciara.

Conclusión de esta historia de la Biblia

Esta historia me enseña que, en tiempo de crisis e inseguridad, no debemos tirarnos a morir o a ser pesimistas pensando que nada cambiará; sino que usemos la sabiduría y pidamos a Dios que nos dé entendimiento sobre cómo vamos a pasar al otro lado, y cómo vamos a superar el tiempo que vivimos. Note que los leprosos, no decidieron pelear o gritar, sino buscar una solución.

Dentro de la ciudad estaba un hombre de Dios que oraba constantemente por esta situación precaria que vivían y Dios contestó su oración usando a los leprosos.

Cuando oramos a Dios, con un corazón recto y sincero Él va a escuchar nuestras plegarias y va a usar circunstancias increíbles y misteriosas para darnos lo que necesitamos. Por eso, en estos momentos de crisis y de incertidumbre, yo te recomiendo que busques de Dios. Que te sientes y analices tu relación con tu Creador y no te sientes a criticar y quejarte de la situación; sino que con valor busques una salida en Cristo Jesús.

Dios usó a los leprosos, no solo para salvarlos de la muerte, sino también a los que estaban sanos; porque ellos también se estaban muriendo de hambre.

Te recomiendo que en estos tiempos ores te acerques a Jesucristo y no solo ora por ti y tu familia; sino por el pueblo entero que está en las mismas circunstancias que tú y yo. Oremos juntos y Dios nos dará la solución.

Maudia Meléndez

Por tres décadas ha servido en su ministerio pastoral y en la organización Jesus Ministry. Presidenta de la Federación de Iglesias Cristianas. Autora del libro: El encuentro que me transformó