La increíble granja de alpacas en Carolina del Norte

Alpacas Carolina del Norte
Abrazar una alpaca ea posible en NC (Foto: Good Karma Alpacas Ranch)

Entrar en contacto con alpacas, los animales endémicos de la región de los Andes en Sudamérica, es posible en Carolina del Norte.

El Good Karma Ranch Alpacas, en 1041 Brevard Place Road, Iron Station, ofrece recorridos por granjas.

Además de otorgar más oportunidades para encuentros con animales en la región de Charlotte.

Iron Station está a unas 28 millas al noroeste de Charlotte, antes de llegar a Lincolnton

Está a solo 20 minutos de Birkdale Village en Huntersville.

Los recorridos se ofrecen actualmente a las 12 de la tarde en días seleccionados.

Pero para asistir, primero se debe registrar con anticipación. 

Y es que si nadie está registrado para un recorrido, la granja no estará abierta para ellos.

Los recorridos tienen una duración de 45 minutos y se tiene la oportunidad de tocar las alpacas.

Además de hacerse selfies y tantas fotos como se desee. 

Se puede pasar tiempo en el pasto con las alpacas.

También conocer a Murphy, el perro guardián del ganado, un magnífico Gran Pirineo.

Así como a una llama rescatada.

Por si fuera poco, se pueden adquirir souvenirs en la tienda de la granja.

Good Karma Ranch rasura a sus alpacas una vez al año, en la primavera.

Y envía el pelaje a una cooperativa de vellón, que crea productos como calcetines, sombreros y bufandas del vellón de alpaca que recibe. 

Es así que se puede comprar algunos de estos productos en la tienda de la granja y también comprarlos en línea.

El vellón es más suave y más fuerte que la lana de oveja, y también es hipoalergénico y no produce picazón.

Los tours cuestan 10 dólares por persona. 

Niños menores de 5 años entran gratis.

Debido a la pandemia, los tours están limitados a 20 personas

En el recorrido, los visitantes deben mantenerse a seis pies de distancia entre sí. 

Si alguien olvidó su máscara, la granja proporcionará una.

También tendrán desinfectante de manos disponible.

MÁS NOTICIAS DESTACADAS:

De cocinar para Paul McCartney al despido de los Hornets: el restaurante peruano que nació en pandemia

Carolina del Norte, en alerta por extraño caso de un caballo con rabia

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard Kapuściński, la gracia de Milorad Pavić, la belleza de Gustavo Adolfo Bécquer y la penetración de Slavoj Žižek.

maviles@lanoticia.com