La mujer más rica del mundo donó $18 millones a YMCA de Greater Charlotte

YMCA Charlotte
Una suma que ayudará a impulsar sus programas (Foto: YMCA)

MacKenzie Scott es la mujer más rica del mundo y como tal, ha realizado diversas donaciones altruistas.

Esta vez, fue turno de la YMCA de Greater Charlotte, que anunció el lunes 12 de abril por la noche que recibió un gran regalo de la filántropa.

Se trató de una suma “transformadora” de 18 millones de dólares por parte de la exesposa de Jeff Bezos.

La YMCA local es una institución de Charlotte de larga historia que luce diferente después de perder a más de la mitad de sus miembros durante la pandemia

Esa institución vio una caída del 40 % en los ingresos el año pasado y casi el 32 % del personal a tiempo completo fue despedido.

La donación de Scott compensa algunas de esas caídas.

Pero la mayor parte se destinará a aumentar los esfuerzos de justicia social de la Y en áreas como la equidad racial y la movilidad ascendente.

Así como las iniciativas de jóvenes y adolescentes en vecindarios desatendidos.

Scott, una nativa de San Francisco, eligió la YMCA de Greater Charlotte porque se alinea con sus diversas misiones y valores.

Así lo dijo la Y en un comunicado. 

Incluyen equidad racial, movilidad ascendente, equidad de género y respuesta a una pandemia.

La YMCA utilizará el dinero para transformar algunas de sus ubicaciones existentes en “campus de equidad en salud”.

Con ello, abordará necesidades como el acceso a educación nutricional y servicios de prevención de enfermedades crónicas.

Sobre todo, en comunidades desatendidas alrededor de Charlotte pero con énfasis en los corredores West Boulevard y Beatties Ford.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

La mujer más rica del mundo donó $90 millones a universidades afroamericanas en Carolina del Norte

“Mi satisfacción llegará cuando vea la comunidad latina unida”: Astrid Chirinos da un giro a YMCA of Greater Charlotte

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard Kapuściński, la gracia de Milorad Pavić, la belleza de Gustavo Adolfo Bécquer y la penetración de Slavoj Žižek.

maviles@lanoticia.com