Otro joven afroamericano baleado por la policía reaviva las manifestaciones

Un policía disparó e hirió a un hombre afroamericano, aparentemente por la espalda, en la ciudad de Kenosha, Wisconsin. La víctima fue identificada como Jacob Blake, de 29 años, quien recibió 7 tiros y estaba hospitalizado en estado grave.

La policía local dijo que respondían a una llamada sobre una disputa doméstica. No dijeron si Blake estaba armado, y no revelaron detalles sobre la disputa.

El abogado de derechos civiles Ben Crump, que representa a la familia de Blake, dijo que Blake estaba “simplemente tratando de hacer lo correcto al intervenir en un incidente doméstico”.

Los agentes fueron puestos en licencia administrativa, práctica habitual en un tiroteo de la policía, mientras el Departamento de Justicia del estado investiga.

El tiroteo ocurrió alrededor de las 5 p.m. El domingo se dio a conocer a través de redes sociales un video del suceso. Las imágenes fueron capturadas desde el otro lado de la calle por un vecino con su teléfono celular.

En las imágenes, Blake camina desde la acera alrededor de la parte delantera de su SUV hasta la puerta del lado del conductor. Los oficiales lo siguen con sus armas apuntando y gritando. Cuando Blake abre la puerta y se inclina hacia la camioneta, un oficial agarra su camisa por detrás y abre fuego por su espalda.

Se pueden escuchar siete disparos, aunque no está claro cuántos golpearon a Blake o cuántos de los oficiales dispararon. Durante el tiroteo, se puede ver a una mujer negra gritando en la calle y saltando.

Repercusiones

Un grupo de manifestantes prendieron fuego a automóviles, rompieron ventanas y se enfrentaron con agentes antidisturbios el domingo por la noche.

El gobernador demócrata Tony Evers y el candidato presidencial demócrata Joe Biden condenaron el tiroteo de Jacob Blake.

“Si bien aún no tenemos todos los detalles”, dijo el gobernador en un comunicado, “lo que sabemos con certeza es que no es el primer hombre o persona negra que ha sido baleado, herido o asesinado sin piedad a manos de individuos en la aplicación de la ley en nuestro estado o nuestro país “.

Biden pidió “una investigación inmediata, completa y transparente” y dijo que los oficiales “deben rendir cuentas”.

“Esta mañana, la nación se despierta una vez más con dolor e indignación porque otro afroamericano es víctima de la fuerza excesiva”, dijo. Este hecho se da poco más de dos meses antes del día de las elecciones en un país que ya se vio afectado por la reciente muerte de George Floyd en Minneapolis, Rayshard Brooks en Atlanta y Breonna Taylor en Louisville, Kentucky. “Esos disparos perforan el alma de nuestra nación”.

Pete Deates, presidente del sindicato de policías de Kenosha, calificó la declaración del gobernador de “totalmente irresponsable”.

“Como siempre, el video que circula actualmente no captura todas las complejidades de un incidente altamente dinámico”, dijo Deates en un comunicado. “Le pedimos que se abstenga de emitir un juicio hasta que todos los hechos sean conocidos y publicados”.

Antecedentes de Blake

Los registros judiciales en línea indican que los fiscales del condado de Kenosha acusaron a Blake el 6 de julio de agresión sexual, allanamiento de morada y conducta desordenada en relación con el abuso doméstico. Se emitió una orden de arresto al día siguiente. Los registros no contienen más detalles y no incluyen un abogado para Blake.

No estaba claro si ese caso tuvo algo que ver con el tiroteo.

Laquisha Booker, quien es socia de Blake, le dijo a WTMJ-TV, filial de la NBC en Milwaukee, que ella y los tres hijos de Blake estaban en el asiento trasero de la camioneta cuando la policía le disparó.

“Ese hombre, literalmente, lo agarró por la camisa y miró hacia otro lado y le estaba disparando. Con los niños en la parte de atrás gritando”, dijo Booker.

Crump, el abogado que también ha representado a las familias Floyd y Taylor, calificó las acciones de los oficiales de policía como “irresponsables, imprudentes e inhumanas”.

“Todos vimos el horrible video de Jacob Blake siendo disparado por la espalda varias veces por la policía de Kenosha”, dijo Crump en un comunicado. “Peor aún, sus tres hijos presenciaron el colapso de su padre después de ser acribillado a balazos. … Es un milagro que siga vivo”.

En los disturbios que siguieron al domingo por la noche, las publicaciones en las redes sociales mostraban a los vecinos reunidos en las calles circundantes y gritando a la policía. Algunos corearon: “¡Sin justicia, no hay paz!” Otros parecían arrojar objetos a los agentes y dañar vehículos policiales. Los agentes dispararon gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

En una escena que reflejó las protestas generalizadas por los tiroteos policiales en los últimos meses, los manifestantes se dirigieron al edificio de seguridad pública del condado de Kenosha, que alberga los departamentos de policía y alguacil. Las autoridades bloquearon principalmente el edificio, que fue cerrado el lunes debido a los daños, dijeron las autoridades.

En el parlamento

El líder de la mayoría de la Asamblea Republicana de Wisconsin, Jim Steineke, advirtió al público y a los funcionarios electos contra la “carrera hacia el juicio”, dado que se conocían pocos detalles.

“La frustración y el enojo que sienten muchos en nuestras comunidades deben enfrentarse con empatía, pero no pueden alimentarse más con declaraciones o acciones de los políticos que pueden avivar llamas de violencia”, tuiteó Steineke, quien no es afroamericano.

Durante más de 100 años, Kenosha fue un centro de fabricación de automóviles, pero ahora se ha transformado en gran medida en una comunidad dormitorio para Milwaukee y Chicago.

La ciudad es aproximadamente 67% blanca, 11,5% afroamericano y 17,6% hispana, según datos del censo de 2019. Tanto el alcalde como el jefe de policía son blancos. Aproximadamente el 17% de la población vive en la pobreza.

Al igual que otras ciudades del país, Kenosha ha estado lidiando con el desempleo en medio del brote de coronavirus. La tasa de desempleo de la ciudad fue del 10,8% en junio, entre las más altas del estado.

Con información de The Associated Press

Cecilia Presa

Apasionada por el storytelling, soy Licenciada en Comunicación por la Universidad de Montevideo. Mi cobertura de temas está enfocada en el emprendedurismo, las finanzas personales y las problemáticas sociales.