Piojos en los niños: aprende a detectarlos

Piojos en los niños: aprende a detectarlos
Los piojos son una plaga muy desagradable que puede apoderarse de la cabeza de tus pequeños.

Es importante aprender a detectar si tu niño tiene piojos. Estos son una plaga muy desagradable que puede apoderarse de la cabeza de tus pequeños y convertirse en infestación.

Estos parásitos se anidan en el cuero cabelludo pues se alimentan de la sangre humana. Su tamaño es aproximadamente como el de un ajonjolí y su color es café grisáceo.

Los piojos son la segunda afección más común entre los niños, superada sólo por el resfriado común, según datos de Kid´s Health. Los niños en edad preescolar y escolar (entre 3 y 12 años de edad) son más propensos a contraer piojos y el padecimiento es más común en niñas que en los niños.

Detecta los piojos rápidamente

Si notas que tu hijo se rasca continuamente la cabeza o se queja de sentir cosquillas en el cuero cabelludo puede tener piojos. Examina su cabeza bajo la luz natural. Revisa cuidadosamente detrás de la nuca y de las orejas, estas zonas son las que prefieren los piojos pues huyen de la luz.

Los huevos o liendres son como pequeñas motas blancas o amarillentas del tamaño de una semilla de amapola. Generalmente los huevos se encuentran cerca del cuero cabelludo. Las liendres pueden ser confundidas fácilmente por caspa, por eso para distinguirlas intenta quitarlas. Si no es fácil quitarlas, probablemente son liendres.

Si tu niño tiene piojos, actúa rápidamente

Revisa con el pediatra de tu pequeño cuál es el tratamiento que recomienda para eliminar los piojos de tu hijo. Existen en el mercado lociones, champús, geles y pastillas muy efectivas pero sólo el médico sabrá cuál es el mejor tratamiento, dependiendo de su edad o de posibles alergias.

Sigue las instrucciones del doctor al pie de la letra ya que estos productos son insecticidas y si se aplican en cantidades excesivas pueden ser tóxicas. Aplica el producto y usa el peine de dientes muy finos que incluye el producto y pásalo por todo el cabello del niño. Así eliminarás los piojos muertos y las liendres.

Para extraer manualmente los piojos y liendres, moja el pelo del niño y aplica acondicionador. Con un peine de dientes muy finos, desliza mechón a mechón para sacarlos. El agua y el acondicionador inmoviliza temporalmente a los piojos haciendo más fácil su extracción.

Revisa la cabeza de todos los miembros de la familia para evitar una infestación en todo tu hogar. Si hay alguien contagiado, sigue el mismo tratamiento del niño. Revisa la cabeza de tu hijo durante los 10 días siguientes. Repite el tratamiento a la semana de iniciado el tratamiento.

Paulina Martinez

Escritora de profesión y vocación. Especialista en temas de estilo de vida, blogger y amante de los viajes.

pmartinez@lanoticia.com