¿Puede el enjuague bucal reducir el riesgo de propagación del COVID-19?

Enjuague bucal
(Foto: Archivo)

El enjuague bucal podría reducir el riesgo de que una persona propague el coronavirus.

Investigadores de la Facultad de Odontología Adams de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill lanzaron un ensayo clínico para probarlo.

Los experimentos de laboratorio han demostrado que el enjuague bucal puede matar rápidamente al coronavirus.

Sin embargo, no hay evidencia de que el enjuague bucal pueda evitar que el virus infecte a las personas.

La Escuela de Odontología Adams está investigando qué tan bien funciona el enjuague bucal para reducir la cantidad de coronavirus en la boca de las personas con COVID-19 y si puede disminuir la posibilidad de transmitir el virus a otras personas.

Así serán las pruebas

Según WRAL, la prueba consiste en un ensayo prospectivo aleatorizado, doble ciego para probar la eficacia y aceptabilidad de los enjuagues bucales antisépticos terapéuticos para inactivar el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) en la saliva de pacientes con COVID-19 de 18 a 65 años de edad.

Todos los enjuagues bucales disponibles comercialmente y se utilizarán de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta.

Los pacientes serán asignados al azar a un enjuague bucal y se les pedirá que den una muestra de saliva inmediatamente antes y después de un enjuague bucal de un minuto.

Las muestras de saliva se recolectarán de los pacientes a intervalos de 15 minutos a partir de entonces hasta una hora (15, 30, 45 y 60 minutos).

Las muestras se almacenarán y utilizarán para la detección en tiempo real de la reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa (RT-PCR) del ARN viral del SARS-CoV-2 y ensayos de infectividad viral.

Los pacientes también completarán una breve encuesta sobre el sabor y la experiencia de usar el enjuague bucal.

El enjuague bucal pudiera ser clave para dentistas

Este estudio incluye 480 sujetos participantes y una visita de 75 a 90 minutos.

El enfoque de su investigación es encontrar una manera de reducir el riesgo de transmisión del coronavirus en situaciones en las que el enmascaramiento y estar a más de seis pies de distancia podría no ser una opción, por ejemplo, durante procedimientos dentales.

Específicamente, los investigadores planean medir la cantidad de virus que se encuentra en la saliva antes y después de usar enjuague bucal de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta.

Los adultos que dieron positivo en la prueba de COVID-19 en los últimos siete días son elegibles para participar en el ensayo clínico.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard Kapuściński, la gracia de Milorad Pavić, la belleza de Gustavo Adolfo Bécquer y la penetración de Slavoj Žižek.

maviles@lanoticia.com