¿Qué es y cómo rezar el Rosario?

Cómo rezar el Rosario

El Rosario de la Virgen María es un conjunto de oraciones contemplativas mediante las cuales los feligreses meditan diferentes episodios de la vida de Jesucristo.

San Juan Pablo II dijo que el Santo Rosario tenía una particular eficacia, confiando las causas más difíciles a su recitación comunitaria y a su práctica constante. En La Noticia te enseñamos cómo rezar el Rosario:

¿Qué necesitas?

  • Un rosario: se reconoce por su cantidad de cuentas, son más de 50 que ayudan a no perderse haciendo las oraciones.  Cada serie de diez cuentas corresponden a diez Ave María y las cuentas intermedias son el Padre Nuestro.
  • Una guía: mientras se aprende de memoria es clave contar con una guía de las oraciones y los misterios. Al final de la guía, te indicaremos todas las oraciones.

Cómo rezar el Rosario

Paso a paso

Inicio:

  1. Hacer la señal de la cruz.
  2. Recitar una oración inicial, puede ser cualquiera de estas:
  • Acto de Contrición.
  • Credo.

Hacer sus peticiones personales y, si desea, encomendar las intenciones del Papa.

Desarrollo:

Se divide en cinco partes que se llaman “misterios”. Cada misterio es un episodio de la vida de Cristo. Hay cinco misterios para cada día de la semana, se puede leer el episodio bíblico de cada misterio si se desea:

  • Misterios Gozosos: los lunes y sábados.
  • Misterios Dolorosos: los martes y viernes.
  • Misterios Gloriosos: los miércoles y domingos.
  • Misterios Gozosos: los jueves.

Rezar los cinco misterios correspondientes al día de la semana.

Misterios Gozosos:

Rezar un Padre Nuestro, diez Ave María y un Gloria después de anunciar cada misterio.

  1. Encarnación de Jesucristo (Lucas. 1, 26-27).
  2. La visita de María a su prima Santa Isabel (Lucas. 1, 39-42).
  3. Nacimiento de Jesucristo (Lucas. 2, 1-7).
  4. Presentación de Jesús (Lucas. 2, 21-24).
  5. El niño Jesús se pierde y lo encuentran en el templo (Lucas. 2, 41-47).
Misterios Dolorosos:

Rezar un Padre Nuestro, diez Ave María y un Gloria después de anunciar cada misterio.

  1. La oración en el huerto (Mateo. 26, 36-39).
  2. La flagelación de Jesús (Mateo. 27, 26).
  3. La coronación de espinas (Mateo. 27, 27-29).
  4. Jesús camina al Calvario (Marcos. 15, 21-22).
  5. Jesús muere crucificado (Lucas. 23, 33-46).
Misterios Gloriosos:

Rezar un Padre Nuestro, diez Ave María y un Gloria después de anunciar cada misterio.

  1. La resurrección de Jesucristo (Lucas. 24, 1-6).
  2. La ascensión de Jesús al cielo (Marcos. 16, 19).
  3. La venida del Espíritu Santo (Hechos. 2, 1-4).
  4. La asunción de María al cielo (Lucas. 1, 48-49).
  5. La coronación de María (Apocalipsis. 12, 1).
Misterios Luminosos:

Rezar un Padre Nuestro, diez Ave María y un Gloria después de anunciar cada misterio.

  1. El bautismo de Jesucristo (Mateo. 3, 16-17).
  2. El milagro en las bodas de Caná (Juan. 2, 1-5).
  3. El anuncio del Reino de Dios (Marcos. 1, 15).
  4. La transfiguración (Mateo. 17, 1-2).
  5. La institución de la Eucaristía. (Mateo. 26, 26).

Cómo rezar el Rosario

Cierre

  1. Salve Regina.
  2. Letanías Lauretanas (opcional).

Oraciones

Acto de Contrición:

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno.

Propongo firmemente no volver a pecar y confío que por tu infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

Credo:

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir
a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén

Padre Nuestro:

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

Ave María:

Dios te salve, María,
Llena de gracia, el Señor es contigo,
Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús,
Santa María, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria:

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Salve Regina:

Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Letanías Lauretanas:

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la misericordia,
Madre de la divina gracia,
Madre de la esperanza,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consuelo de los migrantes,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

José Cordero

Periodista de La Noticia.

jcordero@lanoticia.com