¿Se minimizará otra vez a la alarmante crisis migratoria en la frontera?

¿Se minimizará otra vez a la alarmante crisis migratoria en la frontera?
Crisis migratoria en la frontera: La foto de archivo del 19 de marzo de 2021 muestra a migrantes detenidos en instalaciones de la agencia Aduanas y Protección Fronteriza en Mission, Texas. (AP Foto/Julio Cortez)

Las deterioradas condiciones de ciertos países centroamericanos, junto con la eliminación de represivas normas de control fronterizo, dieron como resultado la agudización de una latente crisis migratoria: Existe un incesante influjo de menores no acompañados a Estados Unidos.

Tristemente esta crisis humanitaria se ha convertido en otro inerte punto de discusión política. Por un lado los republicanos critican la hipocresía de un gobierno demócrata que mantiene centros de detención de menores inmigrantes en malas condiciones; y por el otro, ciertos políticos progresistas quieran minimizar la crisis.

Mientras la discusión se caldea, miles de niños siguen arriesgando sus vidas en un viaje potencialmente mortal.

Orígenes de una alarmante crisis migratoria

El inicio de este fenómeno puede ser rastreado en el año 2014, tras un inusual aumento en el número de niños no acompañados del Triángulo Norte de América Central, que buscaban ingresar a Estados Unidos.

Entre el 2013 y el 2014, el número de niños no acompañados detenidos en la frontera aumentó casi un 80 %.

¿Por qué ocurrió esto? Después de la Gran Recesión del 2008, se enquistó una galopante crisis económica en Centroamérica, junto al deterioro de sus instituciones democráticas corroídas por la corrupción, y altas tasas de delitos violentos relacionados con pandillas.

Por su parte, Estados Unidos se convirtió en un destino aún más apetecido para los inmigrantes, pues su recuperación económica fue más rápida bajo la administración de Barack Obama. Esto sumado a los falsos rumores de que se estaban dando “permisos” a los inmigrantes, y la implementación de una ley del 2008 que otorgó protecciones contra la deportación de niños no acompañados de países que no comparten frontera.

Muchos padres desesperados pensaron que era una buena idea entregar a sus hijos a contrabandistas para que crucen la frontera, y sean recibidos por algún familiar en Estados Unidos. Demasiados no llegaron a su destino.

Niños inmigrantes al vaivén de la política

Con la llegada de Donald Trump al poder las cosas empeoraron con una deshumanizante política de “cero tolerancia”. Las desgarradoras imágenes de menores encerrados en jaulas como animales, los hirientes llantos de niños separados de sus padres, y la indolente incapacidad del gobierno de reunificar a estos pequeños con sus familias, no son fáciles de olvidar.

En el 2021 Joe Biden llega con ínfulas de cambio, y da a conocer una serie de relajaciones en el tema migratoria, lo cual es ampliamente celebrado, pero se necesita más que un decreto para abordar un problema complejo, pues al parecer esto aceleró el ritmo del flujo de inmigrantes en la frontera.

En febrero del 2021 se encontraron poco más de 100,000 personas cruzando ilegalmente la frontera, 24,000 más que en febrero del 2019.

Los testimonios son desgarradores. Tal es el caso de una niña hondureña de 7 años quien cruzó la frontera la madrugada del 23 de marzo rodeada de extraños. Su padre la dejó en manos de un contrabandista quien debía ayudarla a llegar a Carolina del Sur; pero en medio del camino simplemente la abandonó. Por fortuna, otros viajantes la encontraron sola, llorando, y decidieron ayudarle.

Muchos gobiernos centroamericanos tienen las manos ensangrentadas. Su indiferencia e ineptitud están cobrando vidas jóvenes; están destruyendo su propio futuro. Ojalá que el pueblo centroamericano no siga siendo cómplice de la corrupción y la miseria. El pueblo centroamericano no se puede dar el lujo de seguir manteniendo políticos incompetentes.

Estados Unidos debe darle la importancia del caso a esta crisis. Si bien este es un tema complejo, no es nuevo; se viene fraguando desde hace 7 años, pero es urgente.

Esto no se solucionará vía decretos, ni mandando un par de millones en planes de ayuda. Es necesario implementar un plan integral, multilateral y continental para enfrentar esta crisis.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas?

dbarahona@lanoticia.com